Colombia, 6° puesto en América Latina en actividad maliciosa en Internet

0
142

hacker3

Los cibercriminales permanecieron en la sombra durante los diez primeros meses del 2013, pero hacia el final del año desencadenaron la serie de ciberataques más dañina de la historia. De acuerdo con el más reciente Informe sobre Amenazas a la Seguridad en Internet de Symantec (ISTR, por sus siglas en inglés) se ha generado un cambio importante en el comportamiento de los delincuentes cibernéticos, quienes en lugar de realizar ataques rápidos con menores recompensas, ahora planean sus acciones durante meses antes de llevar a cabo sus grandes golpes.

“Una mega violación de datos puede valer lo equivalente a 50 ataques pequeños”, aseguró Kevin Haley, Director de Symantec Security Response. “Mientras que el nivel de sofisticación sigue aumentando entre los atacantes, algo sorprendente es que en el último año fueron mucho más pacientes y esperaron para atacar con el fin de obtener una mayor y mejor recompensa”.

En 2013, hubo un incremento de 62% en el número de fugas de datos a nivel mundial en comparación con el año anterior, lo que generó que más de 552 millones de identidades quedaran expuestas y confirmando que el cibercrimen sigue siendo un riesgo real y una amenaza dañina, tanto para los consumidores finales como para las empresas.

“Los incidentes de seguridad bien administrados, pueden fortalecer la percepción de los clientes sobre una empresa pero los mal manejados pueden ser devastadores”, comentó Ed Ferrara, Vicepresidente y Analista Principal de Forrester Research. “Si los clientes pierden la confianza en una empresa debido a cómo maneja la información y privacidad de sus clientes, probablemente se llevarán su negocio a otro lado” .

Mejor Defensiva que Ofensiva

El tamaño y el alcance de las fugas está creciendo fuertemente, poniendo la confianza y la reputación de las compañías en riesgo y comprometiendo cada vez más la información personal de los consumidores, como números de tarjetas de crédito y registros médicos, hasta contraseñas y cuentas de banco.

Cada una de las ocho principales fugas de datos ocurridas en 2013 generó la pérdida de decenas de millones de registros de datos. En comparación, en 2012 sólo hubo una fuga de información que alcanzó ese nivel de impacto.

Nada genera tanto éxito como el éxito mismo, especialmente si eres un cibercriminal”, dijo Haley. “El potencial de obtener grandes recompensas a cambio de un ataque exitoso significa que los ataques a gran escala llegaron para quedarse y por ello las organizaciones necesitan reevaluar, repensar y, posiblemente, rehacer su postura de seguridad, sin importar su tamaño.

Los ataques dirigidos se incrementaron 91 por ciento el año pasado y, en promedio, duraron tres veces más en comparación con lo registrado en 2012. Quienes se desempeñan como asistentes personales y aquellos que trabajan en áreas como relaciones públicas fueron blanco constante de ataques cibernéticos, ya que los cibercriminales los tuvieron en la mira como un primer paso para llegar a objetivos de un perfil más alto, como celebridades o altos ejecutivos.

El Caso de Colombia

Según el estudio y de acuerdo con la actividad maliciosa en Internet registrada en 2013, Colombia se ubicó puesto 30 a nivel global y en el sexto sitio a nivel de América Latina. En materia de spam/correo no deseado el país ocupó el sitio número 17 mundial.

A nivel de sectores que más malware (código malicioso) recibieron el año pasado se encuentran las organizaciones gubernamentales con un 69.7 por ciento y el sector energético (minero y combustibles) con un 59.6% por ciento.

Cómo Mantenerse Protegido

Mientras que el gran flujo de información que circula en dispositivos inteligentes, aplicaciones y otros servicios en línea es algo tentador para los cibercriminales, hay medidas que las empresas y los consumidores pueden tomar para protegerse mejor a sí mismos, ya sea de una fuga de datos, un ataque dirigido, un mensaje fraudulento o el “spam” común. A continuación algunas de las recomendaciones de Symantec:

Para empresas:

Conocer los datos. El foco de la protección debe estar en la información, no en el dispositivo o el centro de datos. Se debe saber dónde se almacena la información confidencial y por dónde circula para identificar las mejores políticas y procedimientos necesarios para protegerla.

Educar al equipo. Comparte con tus colaboradores información y recomendaciones sobre protección de datos, en especial sobre políticas y procedimientos existentes para proteger la información confidencial en dispositivos personales y corporativos.

Implementar medidas de seguridad sólidas. Es importante fortalecer la seguridad de la infraestructura de TI con prevención de pérdida de datos, seguridad de redes y punto final, cifrado, autenticación e, incluso, cuestiones defensivas como las tecnologías basadas en reputación.

Para consumidores finales:

Usa tus conocimientos de seguridad y tecnología. Las contraseñas son la llave para entrar a tu reino. Utiliza un software de administración de contraseñas para crear claves seguras y únicas en cada uno de los sitios que visitas y para mantener tus dispositivos, incluyendo smartphones, actualizados con el último software de seguridad.

Siempre alerta. Revisa con frecuencia los movimientos de tu cuenta bancaria y tarjetas de crédito en busca de irregularidades, ten cuidado con los correos electrónicos no deseados o sospechosos y desconfía de ofertas en línea que parecen muy buenas para ser verdad, porque pueden poner tu información en riesgo.

Conoce con quién te relacionas. Conoce las políticas de las tiendas y servicios en línea que soliciten tu información bancaria o personal. Si tienes que compartir algún dato, es mejor ir directamente al sitio oficial de la compañía, en lugar de hacer clic en una liga o vínculo dentro de un mensaje.

Más información sobre este tema y los detalles del nuevo Informe sobre Amenazas a la Seguridad en Internet pueden consultarse en el sitio: www.symantec.com