La compañía británica Intelligence Energy presentó un prototipo en base de hidrógeno instalado en un iPhone 6, que consiste en una batería recargable de tecnología propia, que genera electricidad combinando hidrógeno y oxígeno, cuyos desechos son una pequeña cantidad de agua y algo de calor.

El dueño de la empresa inglesa, Henri Winand, dijo que “es un modelo que nunca se ha hecho antes. Este es un paso importante ya que nos estamos acercando a una nueva tecnología que debes darle a la gente para que esté comoda”.

La compañía espera poder colaborar con Apple, al presentar este sistema que no altera las dimensiones o forma del dispositivo, excepto por unas pequeñas ventanas de ventilación por donde escapa el vapor de agua al utilizar el dispositivo.

En el prototipo de esta batería puede ser recargado a través de un conector para audífonos adaptado para el dispositivo.

Por el momento Apple no ha hecho comentarios respecto a esta innovadora propuesta.