Los colombianos forman parte de 37 millones en el mundo usuarios de Ashley Madison, del que los hackers aseguran no cumple con sus promesas.

Avid Life Media, compañía matriz de Ashley Madison, informó que pese a que el sitio cuenta con un avanzado método de seguridad, “nos avisaron de un intento para entrar a nuestro sistema”, de acuerdo con CNN Expansión.

Un mes después de ser lanzado en Colombia, en septiembre del 2013, el sitio tenía 63.000 usuarios. No se conoce una cifra actualizada. Asimismo, la web de citas para infieles, cuyo lema es “La vida es corta, ten una aventura”, confirmó el robo de datos de sus usuarios.

El enojo de los ‘hackers’ estaría relacionado con el servicio de “borrado” que ofrece el sitio web, en el que promete eliminar el perfil de su cliente y toda la información relacionada con su actividad adúltera por tan solo 19 dólares.

“El servicio de ‘borrado’ representó ingresos de 1.7 millones de dólares en 2014 (a Avid Life Media). También es una mentira total”, denunció el grupo invasor, que según el medio se hace llamar ‘Impact Team’.

“Los usuarios casi siempre pagan con tarjeta de crédito, y estos detalles como nombres reales y direcciones no son eliminados, siendo la información más importante en ser removida de la red para los usuarios”, agrega la información, indicando que con esos datos podrían acabar con más de un matrimonio.

Es por eso que el grupo de ‘hackers’ pide eliminar el sitio web a cambio de no hacer pública toda la información, entre la que reposan las fantasías y preferencias sexuales de los clientes.

Ante el escándalo, el sitio ofreció borrar de manera gratuita los perfiles de sus usuarios, registra The Guardian, pero la medida llega demasiado tarde, pues no le sirve de nada a aquellos cuyo información ya está en manos de los ‘hackers’.

“No está claro si la medida está destinada a mitigar algunas de las demandas de los hackers o simplemente es un intento de bloquear la puerta del establo después de que el caballo ya se escapó”, apunta el periódico británico.

De acuerdo con Noel Biderman, que junto a su esposa creó la página, las sospechas apuntan a personal relacionado con “los servicios técnicos de la web”, que habría recibido ayuda de “un allegado”, informó Daily Mail.