Tras las populares selfies, ahora se vienen los dronies

0
208

dronie-960x623

En un tramo polvoriento del desierto de Nevada, un dron cuadricóptero levanta una pequeña nube y despega. Luego, sigue a su operador en un viaje a través de un terreno plano, filmando el movimiento desde arriba, a una corta distancia.

El dron AirDog fue designado para capturar la intensidad de los deportes extremos a los cuales es difícil acceder, como surf, esquí, ciclismo todoterreno y actividades similares.

“Sentimos que podríamos cambiar la forma en que el video es capturado en los deportes de acción”, dijo Agris Kipurs, cofundador de AirDog, una marca radicada en California y cuyos productos comenzarán a funcionar en modo beta a lo largo de este año. AirDog es uno de los varios drones que se exhiben en el salón internacional de artículos electrónicos CES-2015 esta semana en Las Vegas (Nevada, oeste de EEUU).

Tiene como objetivo ser una “experiencia no asistida, es decir que todo lo que necesitas es un dispositivo de rastreo en tu muñeca”, dijo Kipurs durante la demostración en el desierto, en las afueras de Las Vegas.

Por primera vez, la gran feria electrónica dedica un espacio a los “sistemas no tripulados”, en toda variedad de formas y tamaños.

Más de una docena de compañías exhiben los dispositivos voladores para usos que van desde juguetes de control remoto a filmadoras profesionales para usos industriales y agrícolas.

El dron Hexo+, de la franco-estadounidense Squadrone System, es otro en exhibición que puede ser programado previamente para seguir y filmar una persona u objeto desde cualquier ángulo concebible, a través de un teléfono inteligente.

Con la incertidumbre acerca de las regulaciones estadounidenses sobre los drones, algunos desarrolladores están buscando maneras para evitar ser penalizados.

El dron Zano, considerado un nano-dron diseñado para fotografía aérea y selfies –que en algunos medios ya están tomando el nombre de dronies–, pesa solo 55 gramos.

Este peso está por debajo del actual límite de 60 gramos que establece la regulación en Estados Unidos, dijo Thomas Dietrich, director de diseño del británico Torquing Group.

“Hemos comprimido mucha tecnología en un paquete bien pequeño”, dijo Dietrich. “Es un dispositivo inteligente. Se basa por completo en la gesticulación y puede evitar obstáculos” y su costo sería de 279 dólares.