Cada día 87 personas descubren que tienen epilepsia sólo en el Reino Unido, y se estima que uno entre cada 3.500 británicos sufren esta enfermedad.

Lo peligroso de la epilepsia fotosensible es que es una enfermedad oculta que puede desencadenarse por una sucesión de imágenes parpadeantes, y es entonces cuando se manifiesta con los ataques epilépticos aleatorios.

En 1997, más de 600 niños tuvieron que se hospitalizados en Japón cuando unas luces parpadeantes en un episodio de las popular serie Pokémon, les provocó epilepsia.

Ayer jueves la red social Twitter emitió dos anuncios de 6 segundos a través de Vine, en donde promocionaba el hashtag #DiscoverMusic, con el que pretendía atraer a los músicos a su red social, para que la usen en la promoción de su música:

twitter_epilepsia_2

Estos anuncios mostraban una sucesión de imágenes de distintos colores que se sucedían a gran velocidad.

Al poco tiempo, Twitter comenzó a recibir tweets de gente que avisaba del peligro de provocar epilepsia:

La asociación Epilepsy Action, una de más reconocidas del Reino Unido, también avisó a la red social de que estos vídeos podían provocar epilepsia en personas fotosensibles:

El problema de dichos anuncios es que se reproducían por defecto, sin dar tiempo a reaccionar a las personas que podrían verse afectadas. Por suerte, Twitter reaccionó rápidamente y retiró los anuncios esta mañana, a las 18 horas de lanzarlos, tras recibir los avisos:

La legislación publicitaria prohíbe publicar anuncios que puedan ser perjudiciales para las personas fotosensibles, aunque obviamente damos por sentado que Twitter publicó los anuncios en Vine sin darse cuenta de que podrían provocar epilepsia en ciertas personas.